domingo, 4 de marzo de 2012

CONOCIENDO ESPECIALIDADES (tercera parte): CIRUGÍA


Esta vez me toca definir a una especialidad un tanto particular: Cirugía. Para los incautos lectores que no están familiarizados con la medicina desde adentro es probable que piensen que es una de las ramas más difíciles de la medicina, que la responsabilidad que conlleva es abrumadora y que el hecho de resolver situaciones en un quirófano es cuasi divino. Es esperable que piensen así, lo ven a diario en los programas de televisión, en las series tanto de afuera como locales como “residentes”. La parte de mayor clímax, de más tensión es cuando están operando a alguien. El quirófano en la semioscuridad, el cirujano con sus lentes amplificadores diciendo “aspiración por favor…”, el silencio solo quebrantado por el “pip, pip” del monitor; hasta que finalmente su boca pronuncia la palabra que todos esperamos: Ya está, podemos cerrar. Y luego es cuando sale y enfrenta a la familia diciéndoles: “la cirugía fue todo un éxito”. Risas, llantos de alegría en los pasillos y una cosa grabada para siempre en la mente de los presentes: Este doctor es DIOS!
El problema es que ellos piensan exactamente lo mismo.
Y es que hay una eterna dualidad entre las especialidades clínicas y quirúrgicas. Mientras que los clínicos intentar curar con antibióticos y medicamentos en distintas presentaciones los cirujanos  los miran incrédulos como si de regalar polvitos mágicos se tratara. Si invertimos el punto de vista, para los primeros los cirujanos son unos pobres carniceros que lo único que saben resolver es aquello que puede ser despanzurrado, cortado en partes y luego vuelto a reconectar con tubos de distinta forma y tamaño. A su vez, el clínico tiene en contra que nadie le agradece lo que hace, para los pacientes ellos nunca curan a nadie, “…en todo caso la neumonía me la curo el antibiótico” según dicen.
Pensando como piensan de sí mismos, es de esperar que la cirugía sea una de las especialidades que forma mayor cantidad de déspotas. Es una cuestión de “crianza” que comienza apenas ingresan para ser especialistas y se va acrecentando con el correr de los años, alcanzando el grado máximo cuando culminan una subespecialidad (cardiocirugía, cirugía plástica, cirugía hepatobiliar, etc). Yo particularmente creo que traen consigo un rasgo en su personalidad que es prerrequisito fundamental para terminar comportándose como lo hacen y no como algunos piensan, que la residencia los transforma. Si prestamos atención, ya podemos ver como durante su paso por la facultad se hacen ayudantes de anatomía (ya voy a hacer alguna entrada acerca de estos particulares personajes) y comienzan a maltratar a los alumnos que tienen a su cargo. Eso va alimentando su ego y los empieza a hacer sentirse superiores al resto.
Mientras son R1 se les enseña a desdeñar a las otras especialidades y respetar estrictamente a los suyos y en un orden perfectamente establecido:
1) a Dios (porque eso es lo que ellos creen que son cuando operan)
2) Al jefe del servicio
3) Al bisturí
4) El resto: familia, valores, normas sociales, etc, es prescindible
Los servicios quirúrgicos funcionan realmente como si fuesen estructuras militarizadas. El R1 no habla, si es posible no come ni va al baño y existe solo en el momento en que tiene que hacer el pase de sala y cuando se necesita cagar a pedos a alguien. Y para eso está el R2 que ya lleva un año de entrenamiento recibiendo vejaciones y está apto para descargarse con el que sigue.
Y es que el cirujano es siempre cirujano: nada de tomar como propia la experiencia y hacerle menor el yugo al que llega, por el contrario si el nuevo la puede pasar peor de lo que la pasó uno mismo, mejor, significa que la tarea esta cumplida.
Después de un largo tiempo de sufrimiento les llega el momento de ingresar al quirófano que va a ser a partir de acá su lugar sagrado, la única parte del hospital que les interesa. Y ahí es donde le toman el gusto a la sangre. A partir de eso, para ellos los pacientes se convertirán en dos polos opuestos: los quirúrgicos y los no quirúrgicos. Los primeros son importantes y los segundos pueden (y deben) ser obviados. No importa que lo “no quirúrgico” sea una paciente de 98 años con mucho dolor abdominal, pálida, muy pero muy flaquita y desesperada porque los nietos la dejaron tirada en una camilla y se fueron. El paciente es no quirúrgico y punto. Prefieren ir a suturar al borracho que se abrió la cabeza porque se cayó del pedo que tenía.
¡Y lo peor del caso es que realmente se creen Dioses! Si supiesen realmente lo que es un acto quirúrgico, lectores... créanme que lo único que tiene de maravilloso es la anestesia. Que un ser humano este vivo, acostado en una camilla con el abdomen abierto a la mitad, con 15 pinzas y más de un paquete de gasas adentro y con por lo menos 4 manos manoseándolo y que a pesar de todo eso no sienta ningún dolor es francamente increíble. Pero por supuesto, eso no es mérito del cirujano.
El gran rechazo que generan es producido por ellos mismos. Los clínicos necesitan a los cirujanos ya que obviamente ellos no pueden resolver las patologías y urgencias quirúrgicas. En cambio la troupe de cortadores profesionales está convencidísima que salvo ellos, los anestesistas (que le duermen los pacientes), los terapistas (que manejan las cagadas que ellos se mandan), y los cardiólogos (que les informan los electros), el resto de las especialidades son prescindibles.
Por eso me gustaría verlos manejar situaciones diversas como cetoacidosis diabéticas, tromboembolismos pulmonares y edemas de pulmón en donde un cuchillo no serviría de absolutamente nada y que también son urgencias.
El equipo de salud debería ser eso, señores cirujanos, un equipo. Y no un concursito de popularidad a ver quién es más útil, más certero o egocéntrico. Deberían formar dentro de sus hordas profesionales más humanos y menos "divinos". Por suerte, aún a pesar de todo, todavía quedan dentro de la cirugía muy buenas personas y profesionales que no han olvidado el significado de asistencialismo.



11 comentarios:

  1. Aplauso, medalla y beso. Es verdad. Ellos se rien de nosotros porque necesitamos un estetoscopio. Ellos cortan, sacan, ponen y si ellos quieren, dejan que su subalterno, Dios, los ayude.

    Pero bien que cuando salen del quirofano, se las ven en figuritas con el medio interno, electrolitos, monitoreo cardiologico, pulmonar. O sea...ellos son la abeja reina y nosotros (yo hago UTI) las abejas obreras.
    Seria bueno que bajarn un cambio y se dieran cuenta que somos un equipo: yo no te se sacar un apendice (ni me interesa saber) y ellos no tienen ni idea de la relacion entre la glucemia, el PH y el potasio. Entonces: si vos sos dios, yo soy la diosa...o mejor nos bajamos del pony y decidimos ser todos, simplemente medicos de una puta vez...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso es importante que todos los demás que todavía estan estudiando como yo nos demos cuenta que primero estudiamos Medicina, y que después seremos especialistas. Salimos todos del mimo lugar y estaría bueno que guardemos ese concepto en nuestras mentes, probablemente necesitemos retomarlo en el futuro.

      Eliminar
  2. Sabes cual es el mejor lugar para esconderle plata a un Cirujano???...Un libro de Medicina Interna!!! jajaja.
    Muy bueno el blog...soy medico y si bien tengo varias anegdotas, soy medio vago para narrarlas...a lo mejor mas adelante tambien me anime.
    Saludos.

    PD: que lastima que cerraste tu blog Galathea... era exelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ricardo, me alegro que te guste...Animate a escribir y compartir tus anécdotas!!

      Una lástima lo de Galathea... es una genia!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. No soy medico pero trabaje mucho con ellos y puedo decir que la mayoria de las especialidades se creen dioses. Cuando hay excepciones son muy honrosas, a veces son luchadores y dan una mano, pero son la minoria. Generalmente consideran que el paciente molesta y se queja mas de la cuenta y cuando las cosas van mal o no dan ni por putas con un diagnostico son maestros en el arte de "abrirse de gambas". Personalmente tengo muy claras las caracteristicas de cada especialidad. Los cirujanos son notablemente mas racionales y tienen una logica que no tienen otras especialidades seguida de cerca por los traumatologos. Son practicos, claros, precisos y puntuales. Son en general los duenos o directores de clinicas lo cual habla tambien de sus habilidades y su manejo del dinero. Nunca me han hecho comentarios sobre otras especialidades al contrario me han comentado mas de una vez que muchas veces sienten miedo dentro del quirofano, que a veces se sienten derrotados y que el estres los mata a cambio ningun clinico me ha dicho que se siente derrotado si no llega a un diagnostico, mas bien te manda a un especialista cosa que ya aprendimos a hacer por las nuestras convencidos que ir a un clinico es inutil ya que no terminan resolviendo nada. Eso si, si tenes un tumor te dicen traeme los estudios, "para que mierda querran ver los estudios si lo primero que haran es mandarte a un especialista, jamas te resuelven el problema", para hacerte perder tiempo, si para hacerte perder tiempo. Quieren abarcar todo , creen que saben de todo y no saben "bien" nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ese comentario.

      Eliminar
  5. Tenes razon anonimo. Los clinicos jamas te resuelven nada. Yo por ejemplo me atendia en medicina familiar del Hospital Italiano con la Dra. Barani Mariela. Nunca pudo resolver que me pasaba, al final el diagnostico me lo dio un medico privado y ya era tarde. Hoy cargo con las secuelas por culpa de ella. Sufri muchisimo jamas me contesto los mensajes que le enviaba por el sistema ni me atendio el telefono. Cuando consulte con un abogado me aconsejo no hacer ninguna accion legal, la mina se la pasaba haciendo trabajos de investigacion, dando clases y todo el sasasasasa y los jueces nunca fallarian en su contra. Son muchos los profesionales que hacen puro ateneo pero a la hora de atender pacientes jamas le dan en el clavo. Hay una gran deficiencia en la formacion de los medicos en nuestro pais. Mucho trabajito de investigacion bancado por laboratorios, fundaciones, etc, mucho congresito pagado por terceros..... con poco conocimiento de base. Lamentable. HOracio

    ResponderEliminar
  6. Buenas, soy cirujano general y debo aclarar una cosa importante: Muchas veces no nos creemos dioses, pero el resto de los servicios se encarga de hacernos pasar como los malos de la pelicula. Si, nos gusta abrir gente al medio mas que respirar, y particularmente no podria esperar 7 dias un Hemo Cultivo o una CCG. El cirujano se encarga de su rancho, de lo que puede resolver y lo que puede hacer bien. Un TEP??? y si, no se que mierda hacer salvo ponerle O2 y llamar al clinico. Un Infarto??? Te doy AAS+clopi+enalepril+atorvastatina+O2 y llamo al cardiologo. Seamos honestos, el resto de las especialidades tampoco se mete mucho en la ayuda al projimo. Los pacientes si se dividen en quirurgicos de no quirurgicos, porque la verdad con los otros, que muchas veces no sabremos que hacer, tampoco nos importan porque para el amante del cuchillo y la sutura, a rigor de la verdad, son aburridos. El cirujano vive para rememorar constantemente ese momento orgasmico que es cortar la piel con el bisturi (si, es orgasmico gente!!!!)Y tambien somos indiferentes ante muchas cosas, pero hagan un ejercicio conmigo: Ustedes podrian cargar algun sentimiento dentro de esa sala fria del quirofano sabiendo que estan operando al padre, al hijo o a la madre de alguien????, Podrian hacer su trabajo al 100% pensando que ahi hay una persona???? Si, somos militares, porque al que sabe mas no se le discute en una cirugia, porque es el que tiene toda la responsabilidad. Clinicos, pedriatras, medicos familiares, etc etc quieren que nosostros seamos mas humanos. Tal vez nunca lo seamos, pero sin querer sonar soberbia ni nada por el estilo, somos los que tenemos mas huevos. Yo no podria hacer nunca lo que hace un pediatra (es mas nunca haria cirugia pediátrica) Yo no podria ver a un niño sufrir... ahora bien, como veria el resto de la gente a la persona que tiene que ser mas fria y controladora llorando por los rincones a moco tendido???? Como haces para dormir a la noche cuando 1 hora antes saliste a decirle a un padre que no pudiste hacer nada y su hijo se murio de los 3 balazos que tenia en el torax????. Ustedes ven lo que quieren ver y lo que nosotros queremos mostrarles. Yo no me meto con las decisiones de otro profesional (clinico, cardiologo, terapista, ect ect) porque no es mi palo, no es lo que yo hago, no es lo que yo se.... y antes de hacer las cosas mal prefiero no hacerlas y dejar al que sabe. Boludos hay en todos lados, malos profesionales tambien, gente de mierda ni te cuento (y no solo en la salud). Por eso tomando como propias las palabras de, seguramente, un familiar de los cirujanos, A DIOS LO QUE ES DE DIOS, Y AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR. Tomense el trabajo de sentarse 2 min con un cirujano en un bar y van a ver que de lo ultimo que quiere hablar es del quirofano. No todo el mundo es igual y no todas las especialidades deben tener la misma sensibilidad. Besos y abrazos de una cirujana que nunca fue ayudante de anatomia (pero si de farmacologia) :)

    ResponderEliminar
  7. Alejandra Makintosh29 de mayo de 2016, 1:02

    Si el anonimo que habla de la Dra. Mariela Barani tiene razon, yo tambien fui paciente de ella. Una porqueria de persona y una medica bancada por el Htal Italiano quien sabe por que. Porque en la atencion de consultorio es francamente una boluda !! Ojala la saquen de una vez

    ResponderEliminar
  8. Yo tambien padeci a la Dra. Mariela Barani. Una reverenda pelotuda. Ni siquiera es buena persona. Conmigo se comio un problema importante y cuando nos dimos cuenta se borro olimpicamente. Jamas la recomendaria, siempre hablandome de sus trabajos de investigacion y formacion de medicina familiar, tengo la idea que solo sirve para hacer trabajitos de investigacion o dar clases.

    ResponderEliminar