miércoles, 14 de enero de 2015

¡ENFERMERAS ENFERMERAS!


Ya hace más de un año y medio que soy residente de un hospital de la ciudad de Buenos Aires y un tiempo similar que llevo desaparecido del medio cibernético. Hoy me hago el tiempo para escribir un poquito más y por qué no volcar acá esas hermosas experiencias que me tocan vivir día a día.

Los que me venían leyendo saben cuáles son las experiencias que más me gusta revivir. Este blog no está hecho para contar historias conmovedoras sino historias divertidas y bizarras asique hoy voy a hablarles de un subgrupo dentro de los personajes pertenecientes a la fauna hospitalaria.

Y ese subgrupo es el de las enfermeras. El mundo de las enfermeras es un mundo aparte al de los médicos. Como todo, las hay buenas y malas, laboriosas y mediocres, sumisas y zorras. Se sabe que son un eslabon importantísimo para la recuperación de un paciente y lo cierto es que pueden ser la mejor aliada o la peor enemiga de un médico. Claramente voy a encarar la descripción de esas que nos vuelven locos ya sea por su negligencia o por su mala onda.

Cada vez que uno entra a un servicio nuevo y te ven cara de pichoncito el primer consejo que te dan los médicos viejos es:
-…Pibe, yo te recomiendo que te lleves bien con las enfermeras. Cada vez que entres saludalas, pedile las cosas bien y eso, sino la vas a pasar mal…-

Y ahí es cuando uno piensa que está entrando a una especie de red macabra en donde día a día va a sufrir una suerte de hospibulling decretado por la madama de las enfermeras y seguido por su séquito acompañante. Asique así empezas, temiendo a tus superiores médicos y con expectativa a que maldad te van a hacer las enfermeras.

Teniendo en cuenta que un médico que recién entra a la residencia tiene aproximadamente 25 años de edad, que la jefa de enfermería del sector al que este es asignado tiene unos 60, y que la edad del resto del personal va de 35 a 45 en promedio, es sabido que muchas veces no les va a gustar que un “pendejito” les ande dando indicaciones. Mas si el pendejito recién ingresado es medio soberbio (que los hay y mucho). Te bajan del caballo en 2 minutos.

El R1, como conté en alguna otra oportunidad, es el último escalón del escalafón jerárquico, no solo médico sino hospitalario. Está por debajo de cualquier otro profesional de la salud. Entonces haciendo una cuenta fácil la fórmula del hospibulling no es muy difícil de deducir:

         HOSPIBULLING =                    R1 x soberbia
                                             Buena onda de la enfermera

Cuando ya va promediando medio año desde que ingresaste te comienzan a respetar un poco más. Ya a esa altura te hiciste compinche de algunas de ellas y supiste distinguir cual es la que labura, la vaga, la guacha y la venenosa que lleva y trae.

Voy a intentar generalizar algunas de las características de los personajes más representativos de este grupo, teniendo en cuenta que las generalizaciones son siempre tendenciosas y sin intención de ofender a nadie.

Las enfermeras mas viejas son en general las mas vagas y las que menos saben de medicina. Claro, se formaron a la antigua, en el campo de batalla pero le escaparon bastante a los libros. Son las que comenzaron poniendo inyecciones con jeringas de vidrio y calentando las agujas en agua hirviendo. Sus nociones de bioseguridad son bastante pobres y todavía les cuesta usar guantes hasta para las cosas mas asquerosas. Ellas son excelentes para todo lo que es procedimiento manual: colocar vías, colocar sondas y ese tipo de menesteres. También son muy buenas para cuando se acaba el horario de visita. En ese momento es cuando una de estas enfermeras sale de su estar, con una facturita en la mano y comienza a caminar desde el frente hasta el fondo de la sala. En general rellenita, usando ese ambo carcomido que tiene como mínimo 25 años de vida, ya de colores desteñidos. Camina lentamente y con un bamboleo constante va gritando sin mirar a nadie específicamente: “Se me retiran de las habitaciones por favor que se terminó la visitaaaaaaaa”.  Son buenas para retar a la gente y no temen enfrentarse a nadie. Claro, conocen al jefe médico del servicio desde que era R1. Una vez una de ellas me dijo:
         …”Yo a Jose lo conozco desde que era R1. No sabes que pelotudo que era…”

Hay veces, como dije antes, que estas enfermeras coinciden con el grupo de enfermeras ignorantes. Lo que ocurre es que a la enfermera matriarca no le importa ser ignorante. Ya esta vieja para remordimientos por lo no aprendido. Es feliz haciendo poco y tejiendo en su estar entre medicación y medicación. El problema reviste en las ignorantes-jóvenes.
Y acá aparece el segundo personaje. Las enfermeras ignorantes-jóvenes se caracterizan porque se preocupan mucho por el paciente pero no tienen idea de lo que están haciendo. Son duras y siempre lo van a ser. Vienen corriendo desesperadas y te dicen:

-Doctor, el paciente de cama 12 tiene 90 de frecuencia cardíaca…
-Esta bien Mirta, es normal ese valor.
-Ah, bueno. Le avisaba por las dudas.

Tienen buenas intenciones y seban buenos mates.

El otro polo son las enfermeras-médicas. No hay muchas de estas pero se caracterizan porque quisieron estudiar medicina, por alguna razón no pudieron y terminaron siendo enfermeras. Cambiar pañales es la labor que más odian porque sienten que se rebajan. Miran a las médicas residentes como de costado, con envidia. No disfrutan de realizar su trabajo. Algunas de ellas más leídas, quieren sorprender con algún diagnóstico y si se les cruzó alguien a quien no quieren van a trabajar hasta hacerle pisar el palito con algo. Quieren más a los médicos hombres que a las mujeres.
El problema pasa cuando toman desiciones sobre el paciente que no les corresponden:

- Doctor, al paciente de la 8 le saque el suero porque no tenía ninguna medicación.
-Si, tenía suero!

Otro subgrupo son las enfermeras vagas. Estas enfermeras le escapan al trabajo a más no poder. Prolongan su desayuno por siglos al punto que casi lo solapan al almuerzo.  Se toman su tiempo para todo y comienzan a quejarse si el paciente tiene indicada mucha medicación. Algunas indicaciones son el equivalente a clavarles un puñal en el corazón:

         -Que les indiquen hacer nebulizaciones
         -Que les indiquen rotar decúbitos (girar a los pacientes que no pueden hacerlo por si mismos)
         -Que el paciente tenga indicadas más de 2 medicaciones endovenosas por turno
         -Que tengan que hacer curaciones

Para todo se quejan y tratan de inducir al médico para que simplifique las cosas. Te proponen:

-Doctor, ¿No sería mejor que en vez de dos antibióticos le pongamos uno?... pobrecito ese señor se va a intoxicar sino!
-Me parece que a la señora de cama 14 le van a tener que poner una sonda ehh, orina demasiado. (ah, me olvidaba.. cambiar pañales les “da paja”)

Quieren hacerte desistir de trabajar con el paciente. Vendrían a ser como el demonio sobre tu oreja izquierda que te susurra: “dale, dejalo...anda a dormir”.

-Amelia, el paciente de la 10 tiene fiebre… ¿Le darías un ibuprofeno?
-Ibuprofeno no hay doctor ehh, está en falta.
-Qué raro… Bueno, paracetamol entonces
- A ver...(mientras busca en su cartera para no levantarse a buscar en los estantes de la enfermería), yo tenía uno por acá. Sabe que se acabó hoy.
-Bueno, entonces ponele pañitos fríos toda la noche…
-Ah, acá apareció un ibuprofeno!

Esta es la mejor frase que escuche de una de estos personajes, por lo que la voy a resaltar en negrita.

“…No le digas a los pacientes con que los medicas sino después me reclaman cuando no les llevo las cosas…”

Estas enfermeras tienden a ser bastante obesas lo que favorece más su lento caminar. Hacen la recorrida por las camas una vez sola y solo vuelven a alguna habitación por un mal mayor. Si llega a haber una situación de urgencia, es casi imposible contar con ellas. No se las puede sacar de su rutina:

Medico: -PARO!! PARO!!!! Traigan el carro de PARO a la 12!!!!
Enfermera desde otra habitación: -Doctorr, yo estoy haciendo la higiene de los pacientes, ahora no puedo!

En fin, esto fue solo una introducción. Imagínense las historias de este estilo que acumulé en el año y medio que llevo en el hospital.

Pero también tengo que decir que por cada enfermera vaga hay 10 que laburan y le ponen mucha onda a la recuperación del paciente. Y esas sí que son la mano derecha de los médicos. Asique mis felicitaciones a todas ellas y en especial a Alicia y Pato, lejos las mejores que conocí. 


16 comentarios:

  1. De casualidad entre a chusmear. Se extrañaban tus historias :)

    ResponderEliminar
  2. que bueno que volviste!

    ResponderEliminar
  3. Hola! Tu blog me encanta y termino riendome sola por tu culpa, estás cumpliendo con el objetivo. Menos mal que volviste, estaría bueno que escribas alguna que otra entrada más seguido. Este año me empiezo a preparar para el ingreso a medicina en la UNC y tu blog me hace ver el lado positivo de las cosas ya que siempre salta uno diciendo "Uhh medicina? Te vas a quedar sin vida, es muy dificil, bla bla"
    Gracias genio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que disfrutes de las historias en el Blog. La idea es satirizar un poco todo y reirnos de nosotros mismos. Ni todo es muy blanco ni muy negro. Voy a tratar de ir poniendome a tono y escribir un poco mas seguido. Si te gusta, ayudame a difundirlo!

      Eliminar
  4. Hola, te escribe alguien que todavía no sabe si seguir o no medicina.. Me encanta la forma en la que contás tus anécdotas. Gracias de verdad por compartirlas!!

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que encontre este blog de casualidad. Soy colega pero de Uruguay. La verdad me río mucho con tús anécdotas porque me hacen recordar mucho de lo que he vivido. Y vaya si uno pasa situaciones desagradables en esta carrera, y se cruza con especímenes de todo tipo. Y si hay algo que me dí cuenta es que la humildad no esta en el diccionario de muchos Médicos.Mis mejores profesores son los que saben decirme no sé. Los que no me largan un divague para dejarme contenta, esos que se toman la molestia de buscarme información para contestar a mi pregunta. Con respecto a las enfermeras, las hay exceletes, de esas que si estas en una guardia en Kosobo y sos único médico de guardia, te brindan una ayuda tremenda porque saben muchisimo. Y bueee....estan las otras, que se quejan de todo lo que sea laburar. Son las que primero comen y te tiran el procedimiento para después. Sus necesidades estan por encima del paciente. De todas maneras, debemos trabajar en equipo, aquí nadie es más que nadie. Todos cumplen un rol importante, desde la enfermera, hasta la tisanera, y hasta la de personal de limpieza. Debemos dejar de lado las soberbias, dejar de creer que nos las sabemos todas, porque eso en definitiva nos hace ser mejores personas. Escuchar a los demás, quizás un enfermero con muchos años de carrera puede darnos excelentes consejos y aprender cosas de él no nos hace menos ni mas medicos, por el contrario. En fin...yo creo que si tuviera que escribir un libro de anecdotas superaría el tamaño del libro de farmacologia Goodman y Gilman con eso te digo todo. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto todo lo que dice colega... ojalá abundaran más los médicos humildes que pueden decir "no se" sin que se les caigan los pantalones. Es cuestión nuestra de ir cambiándolo poco a poco. Un abrazo grande desde el otro lado del rio.

      Eliminar
  6. Cuando empecé la carrera me dijeron.... ´¨ojo piba, los médicos son todos unos soberbios (en realidad usaron un término que hacía alusión a su falta de satisfacción sexual que prefiero no reproducir), y yo pensé por Dios... que prejuiciosa que es la gente, pobrecitos hay que darles una oportunidad, hay gente buena y mala en todos lados....Cuando llegué al hospital eran todos chicos jóvenes que creían que su miembro era el más grande del mundo y que por alguna razón vos entraste buscando seducirlos y no porque estudiaste 5 años en una universidad y querés ejercer tu profesión...- En tu sello dice enfermera?, ejem debería decir modelo...A lo que vos querés escupir...-El tuyo dice médico?, debería decir idiota..Sin embargo sonreís con altura y simulas que no estás incómoda mientras sacudís por quinta vez el descartador.... y ni hablar del pobre médico viejito que tiene 850 millones de años y por alguna treta del destino le faltan años de aporte,.... -Dejá Juan, hacés todo mal, dejame a mi... le dicen mientras pisan el último suspiro de humanidad que quedó en sus ojos... lo que va sumando puntos para que les hagas la vida imposible, por lo que te quede de guardia....Y todavía consternada por lo sucedido escuchás... -No te das cuenta que yo soy el Doctor?...
    - Doctor?, Doctor en qué, si no hiciste el doctorado, de hecho llamaría a tu mamá para ver si sabe dónde estás..... y es en ese momento en el que recordás que tenés un hijo y que nada te asegura que cuando crezca no quiera estudiar medicina, cerrás una historia clínica y volvés a empezar como si nada hubiera pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta bueno escuchar las versiones del otro lado también! en mi recién empezada carrera de médico me encontré con enfermeras excelentes que dan todo por el pacientes y que fueron muy buenas docentes conmigo también. Claro que lo divertido es ironizar sobre las que son lo contrario!
      Gracias por compartir tu comentario.
      Saludos!

      Eliminar
  7. jaja. me reí mucho de las historias médicas.pero creo que el médico relator de historietas hospitalarias. erró en una cosa. mano derecha del médico?

    ResponderEliminar
  8. Yo que no soy médico pero si paciente, diría deberían estudiar medicina aquellas personas que tienen verdadera vocación de servicio...nada peor para un paciente que no escuchen como se siente y te larga como un ticket su diagnóstico, hay mucha soberbia y en determinadas especialidades se necesita un médico cálido ...pero ciertas cosas no se aprenden en la universidad y es una pena porque también hacen al buen profesional.

    ResponderEliminar
  9. Soy enfermera y me parece que estás equivocado.
    Igual no tengo tiempo para explicarte pero no fue grato leer tu blog.
    Más que nada porque noto conclusionesque únicamente pueden originarse en falsas creencias y errores deductivos.
    Ojalá nunca necesites una pibe.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que no entendiste el fin del blog que es ironizar, reirse, divertirse. Es un blog de palos para todos. Medicos, enfermeros, pacientes.
      Y te perdiste la ultima parte asique te la copio "Por cada enfermera vaga hay 10 que laburan y le ponen mucha onda a la recuperación del paciente".
      Saludos

      Eliminar
  10. Mira como enfermera te puedo decir que se trabaja con sobrecarga y muchas veces me vi abrumada con el trabajo mientras el médico parece estar alejado de la realidad pidiendo cosas que por la organización de la institución no son viables en ese momento como por ejemplo pedir medicamentos que no están disponibles o te mandan pacientes sin indicaciones etc.
    Esos comentarios no suman creo desde la clasificación.
    Está bueno asumir que se debe trabajar en equipo y no en forma despótica,hay malos médicos y malos enfermeros y buenos médicos y enfermeros.
    Es complicado y más amplio deberías preguntarte porque desde la estructura sanitaria . plantearlo así me parece simplista .
    Igual está bueno leer opiniones .
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Holaa! me encantó tu blog! creo que hoy me habré leído como 30 de las entradas. Y a pesar de todas las cosas digo que elegiría esta carrera una y mil veces más. Amé todas tus anecdotas, te mando un beso y muuuuchisima suerte!!

    ResponderEliminar