viernes, 20 de noviembre de 2015

BENDITOS SEAN LOS PACIENTES

Hace mucho tiempo que no escribo en el blog y hace más que no cuento nada sobre pacientes. Ya les hablé de gran parte de la fauna hospitalaria pero me faltaba aún tipificar un poco a este eslabón fundamental de nuestro quehacer diario.

Los pacientes son un mundo que es imposible de abarcar en unas pocas líneas. Son el motivo por el cual ejercemos la profesión y también por el cual a veces queremos dejarla. Los hay de todo tipo: preocupados por sí mismos y dejados, preguntones e invisibles, buena onda y ultra densos. En fin, como les contaba antes, un mundo tan grande como el de los médicos.
Voy a reservar esta entrada no para la descripción de cada personaje que se nos puede plantear en una consulta, sino para comentarles cuales son las peores cosas que un paciente puede hacerle a un médico.

A saber (anote señora que le va a ser útil y su médico se lo agradecerá):

1) Entrar al consultorio con niños pequeños: a menos que sea algo totalmente indispensable deben tratar de evitar ingresar con niños si estos no son el motivo de consulta. Los que no elegimos pediatría, por algo no lo hicimos. Y en general la paciencia no es nuestro don primordial. Paciencia tengo con mi sobrino y hasta por ahí nomás. Es muy incómodo estar intentando revisar a alguien y a la vez controlar que un ser de menos de metro no te destruya la computadora.

2)  Remitirse a contar únicamente el motivo de consulta y los datos que Ud cree que pueden serle útiles al médico para tratar de llegar a su diagnóstico y formular su eventual tratamiento. Si Ud tiene dificultad para discernir lo necesario de lo innecesario solo conteste las preguntas que se le hacen. A los médicos no nos interesa saber detalles superficiales del contexto en el que se originó todo. Tampoco nos interesan saber antecedentes de su infancia a menos que se lo preguntemos explícitamente. Cuanto más larga la historia, y si no lo amerita, más se pierde el foco de la cuestión. Por si no queda claro, una situación ejemplificadora:

       – Uy, no sé por donde empezar porque es largo. Hace 25 días atrás, o 23 no recuerdo. Me acuerdo que era un sábado y yo estaba tomando una gaseosa bien fría, sin gas porque a mí el gas me hincha vió. Bueno, ahí sentí un tirón en la pierna. Después anduve bien varios días y la semana pasada mi hija me invitó a su casa. Ella vive en un barrio bien lejos pero tiene parque, vió que acá en capital los departamentos son chiquitos y uno no tiene espacio para nada. Más que nada para criar a los nenes que es más lindo por allá…


Esto bien se podría resumir en: me duele la pierna hace 1 mes.
Aclaración: Tu vida personal no me interesa y la verdad tu dolor de pierna tampoco, pero bue eso no me queda otra que escucharlo… ¿Se capta la idea?

3    3) No tenemos el don de la clarividencia por lo que no podemos hacer diagnósticos retrospectivos. Si Ud tuvo un síntoma que ya no tiene y está completamente asintomático no es necesario que consulte y menos a una guardia. No hay forma de hacer diagnóstico de algo que ya pasó.

     -Vengo porque hace 3 días tuve un dolor de garganta horrible y me quede sin voz. La verdad nunca me pasó y me asusté.
-Bueno, pero ahora tiene voz. ¿Qué la trae por acá?
-Ehh bueno… es que quería saber que tuve. Eso evidentemente fue algo..

4     4) Acudir con un problema de salud y no dejarse revisar.

        –Vengo porque hice caca con sangre.
-Bueno, te tengo que revisar y hacerte un tacto para ver si tenes alguna lesión.
-Ahh no, yo esa zona no la muestro ni loca! Deme algo para que se me vaya la sangre.

Y lo peor que la gente debe pensar que nos gusta meterles el dedo en el culo. La verdad que no.

               5) Otra cosa que me saca es que el acompañante hable por el paciente.

          –Contame ¿Por qué venís?
(interviene la mujer del susodicho) -Deja Alfredo que hable yo. Mire doctor, hace 3 días que tiene una tos infernal, le falta el aire. Yo veo que no respira bien – (mientras Alfredo mira al escritorio y se encuentra ensimismado en su ser)
-Aja, y usted Alfredo ¿Qué me cuenta?

La respuesta varía dependiendo cuan conchita sean. Los muy pollerudos solo asienten y en ese momento es la mujer quien vuelve a tomar la palabra para continuar la descripción del cuadro. Otros la contradicen y ahí se arma tremenda pelea de pareja:
-La verdad es que no tengo nada doctor, vine porque esta me obligó.
                               -Alfredo, no mientas porque te escucho toser toda la noche
                                -Vos sos una rompepelotas Estela.

     6)  El examen físico merece menciones aparte. Así como un avión lo maneja el piloto, el examen físico lo comanda el médico. No hay nada más incómodo que el paciente te hable o haga ruido al respirar cuando lo estas auscultando. Si tengo los oídos ocupados no te puedo escuchar. Si no te puedo escuchar lo más probable y en el mejor de los casos es que te diga que hagas silencio o que asienta a los que decis esperando a que espontáneamente te calles. No es negocio.

Otro problema surge con la panza. Uno pregunta, ¿Donde te duele? Para que el paciente se señale y luego pose sus manos a los costados de su cuerpo y no las mueva más. Si mientras te toco el abdomen vos metes los garfios, vamos mal.

7) Pedir recomendación sobre terapias alternativas: Si vas al médico hay dos opciones. O considera que lo que tenes no es para dar ninguna medicación y se te va a pasar solo o te receta algo que compras en una farmacia. Si no estás dispuesto a tomar medicación tradicional y sos de los que les gustan los globulitos, tenes que ir a un homeópata.

     –Bueno, para esto va a tomar el remedio que le voy a dar…
-A noooo, doctor, medicación ni se le ocurra. Veneno, veneno. Yo estoy bien con los globulitos. ¿Puedo seguir tomando eso?
-No sé qué tienen señora. Vuelva al homeópata y no consulte en una guardia la próxima vez.


Estos son algunas de las cosas, seguro con el tiempo iré recordando otras. Y para terminar les dejo una anécdota:

            -Vengo porque me quiero hacer un test de embarazo.
            -Bueno, ¿Tenes posibilidades de estar embarazada?
-Bueno, no me cuidé algunas veces…
-Aja. ¿Fecha de ultima menstruación?
-Hace 1 mes y medio. Además hoy me hice un evatest que me dio positivo.
-(que ganas de venir a esperar dos horas a una guardia por esto)- Bueno, tenes muchas chances de estar embarazada. Te hago el test de sangre y vemos.

-Bueno, el test vino positivo…
-Nooooooooooooooooooooooooooooo!!!!! Me voy a morirrrrr!!!! Como puede ser!!!??
-(¿?) Ehhhh… (cara de póker)
-Y doctor, ¿Que se podría hacer ahora? (guiño guiño)

-Consultar a un obstetra para empezar los controles. Que tengas buen día.

5 comentarios:

  1. Te felicito es muy simpatico tu blog. Para aquellos que tenemos algunos anos mas vemos hacia atras con una suerte de filtro que nos lleva a entender que nos creiamos libres de la atencion medica. Nos creiamos eternamente sanos y contabamos y viviamos todo en tercera persona. Pasando los 40 o los cincuenta la cosa cambia y empezamos a padecer en carne propia lo que sufren los pacientes. Tenemos varios hijos, esposas grandes y padres aun mas. Corremos a colegas para que nos den la info que escapa a nuestros conocimientos, nos vemos gritando y protestando, exigiendo como lo hacen los pacientes. Sufrimos en carne propia la sobervia medica y..... cuando las cosas van mal terminamos nosotros tambien consumiendo medicinas alternativas que como reguero de polvora circulan en el hospital entre desesperados familiares de pacientes, familiares que venimos a ser nosotros muy medicos. Asi lo vivi, asi lo vi, asi yo tambien lime frasquitos de crotoxina en el servicio de alimentacion del Htal Velez Sarsfield. Rutina que se repitio con cada uno de mis colegas con familiares sin respuesta de la ciencia medica formal y de sus sobervios profesionales que venimos a ser nosotros. Por eso los relatos en tercera persona son propios de un tiempo y una edad donde nos creemos sanisimos. Definitivamente tenemos que hacer un ejercicio importante y despojarnos de la sobervia. Tenemos demasiada. Suerte con el blog , que mientrastanto es muy divertido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que le guste el blog Dr. Salud.
      De las situaciones bizarras y de la ironía uno se ríe todos los días. Por eso mi idea es reirme y hacer algo bizarro de todos los actores de esta obra llamada salud: Medicos con sus distintas especialidades, enfermeras, pacientes, etc etc etc.
      Todos con sus virtudes y sus falencias
      Un abrazo grande!

      Eliminar
  2. Felicitaciones por el blog ! Me mato de risa, es muy divertido. Hacia el futuro veo un panorama complicado cada vez la gente se informa mas, cuestiona y con sorpresa veo que lo hace con cierta altura. Los mas pendejos me sacan pero porque se informan, razonan, leen y analizan y piensan con vos en el momento. Si no les cierra te cuestionan y no hay lugar al sanateo o lo sabes o cagaste. Ya no nos respetan como antes y muchas veces ya me han puteado. No nos queda otra muchachos vamos a tener que cuidarnos mas y mas muy pronto no se nos va aperdonar UNA. Junior... un genio, maestro.

    ResponderEliminar
  3. Cuando vas a volver a postear?? Me encanta tu blog, lo leí todo en un día jajajja

    ResponderEliminar
  4. Verdaderamente me pareciste un imbécil. Si no te gusta el trato con el paciente o que te cuente sus cosas personales, hazte un favor y hazlo al resto: vete a la mierda.
    Vergüenza de compañeros como tú.

    ResponderEliminar